Archivo de la etiqueta: Viajar por Asia

Recordar para no olvidar. Los Killing Field de Choeung Ek en Camboya

Una de las visitas obligadas en Camboya, junto con los templos de Angkor, es el Choeung Ek Genocidal Center.

Llegué hasta allí alquilando en mi guesthouse, una moto por 5USD. Situado a unos 15km al sudeste de Phnom Penh, este es un lugar para el recuerdo de las atrocidades cometidas por los Jemeres Rojos, y una forma de rendir homenaje a los millones de víctimas de los crímenes del UCKRR.

Las fosas comunes

Las fosas comunes

Hasta 1.975 el Choeung Ek killing Field, era un cementerio chino, sin embargo entre el 1.975 y 1.979 se convirtió en el más cruel y bárbaro campo de la muerte en la tierra. Formaba parte de la prisión de seguridad S-21, que incluía actividades de detención, tortura e interrogación. Desde la prisión Tuol Sleng de tortura e interrogación, y otras partes del país, los prisioneros eran traídos a este campo de la muerte para su asesinato. Para ello había una extensión de dos hectáreas.

Entre 1.976 y 1.978 cerca de 20.000 víctimas, que incluían, diplomáticos, extranjeros, intelectuales, trabajadores, granjeros y especialmente mujeres y niños, fueron asesinados aquí.

Se encontraron 129 fosas comunes, de las cuales se excavaron 86, con 8.985 cadáveres, la mayor de las cuales tenía 450 víctimas. Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Viajar por Asia, viajes

Camboya, el resurgir de un antiguo reino.

Camboya, es una de esas joyas del sudeste asiático que vetado al turismo durante una época oscura vuelve a resurgir con fuerza. Comparte frontera con Laos, Tailandia y Vietnam y lo atraviesa el río Mekong (que nace en el Tíbet) a lo largo de 300km antes de cruzar a Vietnam y desembocar, con su famoso delta, en el Mar del Sur de China.

Palacio Real

Palacio Real

Resulta difícil levantarse después de una época oscura, de terror, oscura y sangrienta. Camboya lo está consiguiendo poco a poco, con una época de paz estable en las últimas dos décadas, está trabajando en potenciar su economía y estabilidad política. Sin embargo aún queda mucho trabajo por hacer en igualdad de las mujeres, la explotación de los menores, temas de educación y lucha contra el turismo sexual. También se hace necesario trabajar en las infraestructuras para el desarrollo y la limpieza de minas terrestres por gran parte del territorio.

Entré en Camboya a través del delta del río Mekong, por el paso del Chau Doc, y desde allí en autobús hasta la capital. Conseguir el visado me llevó cierto tiempo, para cumplir con todos los trámites burocráticos. A lo largo de las orillas del río estaban plagadas de pescadores y granjeros que daban de beber a sus vacas. Estaba en la parte inicial del viaje y ya se notaba la amabilidad, alegría y hospitalidad de los camboyanos.

Phnom Penh tiene un marcado carácter con su arquitectura colonial francesa, a pesar de que parezca que los edificios están desplomados y deshechos suponen un curioso contraste con el resto de animación de la ciudad.

La capital intenta recuperar su encanto de antaño en Indochina, así que aún teniendo palpables marcas del pasado tumultuoso, con miseria y abandono, existe un marcado contraste con construcciones modernas y funcionales. Pasaréis de modernas avenidas y edificios de oficinas a calles sin asfaltar con agujeros y escombros acumulados durante años.

Es imprescindible visitar el Palacio Real y la Pagoda de Plata. La entrada de 3$ y hay que pagar por la cámara 2$, abierto hasta las 17h. Lo mejor es ir a primera o a última hora que es cuando la luz es mejor para fotografiar las maravillosas y doradas construcciones. Esta construcción del XIX es una muestra del esplendor del estilo jemer. Entrando por el pabellón Chan Chaya, el majestuoso Salón del Trono que tiene una torre de casi 60m donde se reflejan las influencias del templo de Bayon. Cerca de la entrada están las Oficinas Reales y el Pabellón de Napoleón III regalo del gobernante al rey Norodom. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Viajar por Asia, viajes

Destinos y rutas de viajes para este año

Hace unas semanas publicaba en Touristeye un post con una serie de rutas para este 2.013 que estaban dirigidas a realizarlas principalmente en moto. Ahora completo la serie de ese artículo con otros destinos de viajes que están en mis planes, no sé si para este año o siguientes, pero los tengo en mi lista.  Y en los vuestros, están estos destinos en vuestros planes, o qué otros destinos os planteáis?

Chile.

Este viaje es uno de mis destinos planificados desde hace varios años, pero por diversos motivos todavía no he podido realizarlo. Ha llegado a tal punto que hasta perdí unos vuelos ya comprados (con puntos), en fin, estas cosas pasan…

Torres del Paine. Visto aquí http://www.baftravel.com

Torres del Paine. Fotografía vista aquí

La ruta planificada desde Santiago de Chile, pasando por Valparaíso, subiendo hacia San Pedro de Atacama y el Parque Nacional Lauca, finalmente hacia el sur, al parque nacional de Torres del Paine. Dejo a un lado la Isla de Pascua principalmente por el coste del viaje, aunque quedará como punto pendiente. En cuanto a la época, dada su extensión permite visitarlo durante casi cualquier año. Durante su verano (diciembre-marzo) es la mejor época para visitar los parques naturales, aunque si sois amantes del esquí disfrutaréis en los Andes durante la época de invierno.

En mi equipaje no puede faltar el material para la práctica de senderismo, con los parques naturales es una de las actividades principales del viaje. Ropa en función de la época del año, pero básicamente ligera para las temperaturas agradables y algo de abrigo para la subida a los Andes y la parte sur. No olvidar nunca el bañador. Con calzado cómodo para recorrer ciudades y parques. En cuanto al equipo de fotografía dos básicos, trípode y un angular fijo. Para este viaje necesitaría al menos 15-20 días, así que habrá que planificar y preparar bien las vacaciones. Tratando de aprovechar los medios de transporte locales, buses y tren para recorrer este extenso país, supondrá un ahorro importante.

Namibia.

Me gusta África. Me parece que posee un encanto único por su gente y su naturaleza salvaje. En este caso Namibia situada en el sudeste del continente es un destino para disfrutar de paisajes, desierto, llanuras, costa y playa y parques naturales. Fue colonia alemana desde el 1.840 hasta su ocupación por Sudáfrica después de la Primera Guerra Mundial. Esta ocupación fue declarada ilegal por la ONU y hasta 1.989 no se eligió a su primer presidente como país de facto.

Desierto del Namib. visto aquí httpwww.rinconabstracto.com201104conozca-los-17-lugares-mas-alienigenas.html

Desierto del Namib. Fotografía vista aquí

La ruta incluye visitas a varios Parques Nacionales como el de Etosha (donde disfrutar de fauna salvaje), el parque de Plateau. Más vida salvaje en el Popa Falls y reserva Mahango. Yendo hacia el sur, el Fish River Cañón, es el segundo más grande del mundo después del de Colorado. El desierto del Namib, como uno de los más espectaculares del mundo y la reserva de focas de Cape Cross. En cuanto a la época, las temperaturas son más agradables durante su invierno (mayo-octubre) ya que en verano son más extremas en los parques y desierto.

Para un viaje así es indispensable preparar bien el equipo fotográfico, pero analizando con calma que nos conviene llevar (equipo ligero o más pesado) en función de nuestras actividades y preferencias. En cuanto a la ropa, nos dedicaremos principalmente al senderismo y excursiones, así que ropa cómoda, ligera, fresca y larga para cubrirnos el cuerpo. Hay que tener preparados los permisos pertinentes para acceder a los parques y con todas las vacunas y precauciones propias de zonas naturales y animales salvajes de estas latitudes.

Tibet.

Este es uno de mis viajes pendientes desde hace mucho tiempo. La tenacidad y lucha de este pueblo que ha sufrido diferentes conflictos, y actualmente vive oprimido, son un ejemplo de constancia y orgullo que nos deberían hacer reflexionar a todos. Zarandeados por los mongoles, los chinos, los británicos y los rusos, en sus raíces está su tesón por la lucha de sus derechos como pueblo libre.

Monjes budistas. Visto aquí http://www.alcyonemasacritica.blogspot.com

Monjes budistas. Fotografía vista aquí

Si pensamos en una ruta para hacerla en moto, nos enfrentaríamos a más de 10.000km atravesando Europa y Oriente Medio, India y Nepal. El principal escollo sería pasar la frontera China y las actuales zonas conflictivas de Oriente Medio, aunque esto está muy sujeto a nuestra suerte y gente que nos encontremos a lo largo del camino. Hay que preparar muy bien la moto para soportar un viaje tan duro, por carreteras y pistas que no siempre estarán en buen estado, material básico de repuesto. Equipamiento para soportar temperaturas extremas y lluvias. Un GPS y llevar un roadbook preparado con nuestra ruta. Desde luego, será toda una aventura que varios viajeros/moteros españoles ya han realizado, os animáis?! Otra opción, sería volar a la India, y desde allí por carretera atravesar la frontera China en un autobús de línea. Esta sería la opción más económica aunque de nuevo los trámites para la frontera China serán lo más complejo.

El viaje a Tibet no solo es aventura, es espiritual. Es sumergirse en una filosofía y actitud frente a la vida, de la cual occidente tendría mucho que aprender. Paisajes increíbles, montañas exuberantes, para los amantes de la naturaleza y la fotografía será la cúspide de sus desafíos. Los amantes de los deportes de montaña encontrarán aquí la culminación a toda una vida de búsqueda de retos. En definitiva, es un viaje que creo todos deberíamos realizar al menos una vez en la vida.

Jordania.

Situada en el medio de una de las zonas más calientes actualmente del planeta, entre Siria, Irak, Arabia Saudita, Israel y Cisjordania, ofrece un contraste brutal entre las maravillas arquitectónicas ancestrales y sus parajes naturales a orillas del Mar

Petra. Visto aquí httpwww.descubrejordania.com

Petra. Fotografía vista aquí

Rojo o en el desierto de Wadi Rum. Diferentes mitos y leyendas, Lawerence de Arabia y el romanticismo hacen de este país un destino muy atractivo en Oriente Medio.

Como todos los países de Oriente Medio han sufrido continuas batallas y conflictos durante los últimos siglos. En 1.950 se formó el Reino Hachemita de Jordania, y desde ese momento se ha visto involucrado en conflictos de la zona, aunque jugando un papel de mediador importante. Equipamiento ligero, aunque se trata de un país con variaciones extremas entre una punta y otra. Calor sofocante en el valle del Jordán mientras que podemos tener nevadas en Petra o Amman. La mejor época sería en primavera u otoño, cuando las temperaturas son menos extremas. De esta forma, equipaje con ropa ligera para el día y de abrigo para la noche sobre todo si hacemos rutas por el desierto.

La capital Ammán con sus museos y caótico tráfico al estilo de otras ciudades árabes, Petra, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985, capital del pueblo Nabateo y una ciudad excavada en la pared de un acantilado de arenisca rosada, accesible a través de un siq, el desierto de Wadi Rum, Jerash y sus templos. Para los amantes del submarinismo, aquí tenéis un auténtico paraíso en el golfo de Aqaba. No os olvidéis de un trípode en el equipo fotográfico, lo necesitaréis si queréis traeros la instantánea de Petra al ponerse el sol.

Me dejo muchos otros rincones fabulosos, lo sé…pero esos serán para una próxima entrada, quizás los destinos para el 2.014?

Deja un comentario

Archivado bajo Viajar por Asia, viajes

India, el final de un viaje apasionante, vol. V

Esta será la última entrada en el blog sobre mi viaje a la India en 2.008. Una vez recorrido el estado de Rajastán, era el momento de tomar dirección este, hacia el estado de Uttar Pradesh, el más poblado de la India, el de las vacas, el hindi y donde se encuentra el río sagrado del hinduismo, el Ganges. En la India hay infinidad de lugares que deben visitarse, pero en mi opinión el único obligado es el Taj Mahal en Agra. Existen viajes de un día desde Delhi en tren o autobús, saliendo a primera hora y volviendo al anochecer. En mi caso, me desplazaba en un autobús nocturno desde Jaisalmer, haciendo escala en Jaipur. Quería llegar a Agra a media mañana, descansar y visitar el Taj Mahal antes del anochecer, cuando la luz ataca esta maravilla del diseño en mármol blanco y construcción humana.

Durante el trayecto en bus, al saltarse mi parada, los conductores querían hacer pagar de nuevo, pero una vez convencidos de que no iba a suceder así, me llevaron en un rickshaw a mi destino. Llegué a las 14h a Agra, me dirigí al hostal, que me habían recomendado en la guesthouse Himalayan de Jaisalmer. Después de regatear bastante conseguí mi habitación y me encaminé hacia el Taj. Ojo porque a partir de las 18h los guardias empiezan el desalojo.

Taj Mahal

El Taj Mahal se construyó por amor en el s. XVII. El emperador Sha Yahan lo levantó por la muerte de su segunda esposa al nacer su decimocuarto hijo. Tardaron 20 años en terminarlo, emplearon expertos de todo el mundo y miles de personas que eran explotadas (esa es la parte menos romántica del Taj). Se cree que el emperador quería construir una réplica en mármol negro para su propia tumba en la ribera opuesta del Yamuna, pero al derrocarlo su hijo y encerrarlo hasta su muerte en el fuerte de Agra solo pudo contemplar la obra hasta el fin de sus días.

La entrada son 500 Rs. y hay tres puertas de acceso que llevan a un patio exterior, la puerta sur si se viene de Taj Ganj pero hay bastantes colas. Las filas están separadas para hombres y mujeres. Atravesando el pórtico de arenisca roja con inscripciones del Corán se

Visita al fuerte de Agra (300Rs), una fortaleza mongola con un palacio en su interior. Construido en el s. XVI por el emperador Akbar se trata de un conjunto de diferentes edificios en arenisca roja, una doble muralla y reconstrucciones. El río lo atravesaba al principio. En su interior hay mezquitas, palacios y unas vistas magníficas del Taj Mahal.

Mi hostal, Sai Palace, situado en la zona Taj Ganj, llena de vida, sobre todo durante la noche por restaurantes, puestos en la calle, cafés, y puestos de todo tipo. Las habitaciones limpias, con baño, agua caliente y AA. Conocen, bajo comisión claro, una tienda donde hay pasminas, colchas, y todo tipo de productos textiles magníficos. Desayunar en la azotea del Shanti Lodge Restaurant, mientras se contempla a lo lejos la silueta del Taj Mahal es un lujo que bien vale el viaje hasta Agra.

Desde Agra, realizaría el trayecto más largo en tren de todo el viaje. Se suponían que sería un viaje saliendo a las 21h y llegada a Varanasi a las 9:30 del día siguiente. La estación de Agra pequeña y abarrotada de gente. Finalmente, serían 24h hasta Varanasi debido a continuos problemas y paradas durante el trayecto. Entablé amistad con mis compañeros de coche, compartimos te chai y samosas, ambos estudiantes en la universidad esperan poder trabajar en los EEUU.

Varanasi , ciudad sagrada, de peregrinaje y lugar preferido para recibir la muerte en la religión hinduista. A la ciudad de Siva acuden hindúes para en el río sagrado lavar los pecados de toda la vida o para incinerar a sus familiares, aquí se obtiene el moksa, liberación del ciclo de nacimientos y muertes.

Conocida por sus Ghats a orillas de río Ganges, es como si una ciudad paralela existiese en las orillas del río, gente viviendo en destartaladas chalupas pero bien decoradas, situadas a lo largo de todo el margen del río. Esas aguas son donde la gente de baña, cocina, hace sus necesidades, etc… Durante mi recorrido por los ghats recibí varias invitaciones a sumergirme en el río, que yo muy amablemente decliné indicando mis más que seguros problemas “por delante y por detrás”, por lo menos conseguí arrancarles unas buenas risas. El número de ganchos y ofertas de grandes, bonitas y baratas rutas es constante, así que hay que tomárselo con calma.

Tienes que tener preparados los sentidos, sobre todo el olfato, como en toda la India, pero en esta ciudad se hace más perceptible.

Ghat en Varanasi

La carga espiritual de la ciudad y del Ganges es extraordinaria. En sus orillas se realizan los rituales de incineración, ser testigo de uno de estos acontecimientos en el Ganges, de cómo se prepara la pira para la incineración, y se esparcen las cenizas en el río me llevó a una profunda reflexión sobre la vida, el principio, el fin y todos las circunstancias que pasan a lo largo de tu vida. Fue curioso cuando te mantienes a una distancia prudencial y aun así te piden dinero por verlo, estaba claro que solo querían aprovecharse y sacar algo, era gente que no tiene nada que ver con la familia, en fin, son las peculiaridades de este país.

El acoso, al igual que en Agra es bastante elevado, así que hay que armarse de paciencia y poner cuidado con los objetos personales. Lo mejor es llevar el alojamiento reservado y acordado que te vayan a buscar a la estación. Ojo los rickshaw no pueden circular por las pequeñas calles de la ciudad vieja.

Mi hostal el Sun Rise . Tranquilo, agradable y con el bar en una terraza y que agradecía el aire fresco. La habitación amplia y limpia. Sobre todo el personal, muy amable y colaborativo.

Dejé Varanasi con una sensación extraña, quizá porque me acercaba al final del viaje, llevaba en la retina el funeral presenciado en los ghats, y los continuos acosos (casi como el gin y el gan). Siguiente destino Kolkata (antigua Calcuta) desde donde iniciaría el viaje de regreso a Madrid con escalas en Mumbai y Doha.

Para visitar Calcuta se necesitaría un viaje única y exclusivamente para recorrerla y empaparse de su espíritu y ambiente. Lamentablemente ya no disponía de más días así que tuve que contentarme con vagar por la ciudad tratando de impregnarme lo máximo posible de su ambiente.

Es la segunda ciudad más grande de la India y considerada el centro intelectual y cultural del país. Esto se junta con una situación de desesperación e indigencia que viven millones de personas.

Victoria Memorial – Kolkata

Estaba situado por la zona de Chowringhe, una zona donde se puede visitar el Victoria Memorial situado en una parque precioso, fue construido para la reina colonialista Victoria a principios del s. XX. El parque de Maidan con los estanques y parques donde se juega al cricket. Estuve un buen rato viendo un entrenamiento, y no conseguí entender ese juego, en fin…El museo indio, la catedral St. Paul y chinatown, y los diversos mercados son otros puntos de interés.

Mi hotel situado en esta zona, era un edificio rosa, el Sun flower GH Habitación con baño, habitación amplia e iluminada. Cerca de multitud de pequeñas tiendas, Internet cafés, limpio y con personal agradable. Me sirvió para descansar antes del largo viaje de vuelta.

Llegaba así al final de mi viaje. Abandonaba la India con un sentimiento de morriña, su gente, la comida especiada y picante, el espíritu místico, la cultura y su vitalidad me habían calado tan profundamente que deseaba volver cuanto antes (yo creo que esto le ocurre a prácticamente todos los que visitan este país). La experiencia desde luego mucho mejor que la anterior en 2.006. Por otro lado, me iba decepcionado por los aspectos menos “glamorosos” como el machismo, las castas y clases sociales, la burocracia excesiva, la corrupción y la explotación de los más débiles.

India es un país de grandes contrastes, que permanecerá para siempre en tu mente y en tu corazón, que amarás en cuanto hagas el primer trayecto y vivas la primera experiencia. Amigable, acogedor, será la experiencia de tu vida.

Deja un comentario

Archivado bajo Viajar por Asia, viajes

India, disfrutando de Udaipur, vol. III

Rajastán mezcla el bullicio y la modernidad de las grandes urbes indias con el calor abrasador de su desierto. Camellos, flora, saris multicolores, turbantes y gastronomía se conjugan en el territorio de los rajputas, unos clanes guerreros que decían descender del sol, la luna y el fuego y que han dominado la región durante un milenio.

Udaipur se fundó en 1.559 y fue un símbolo patriótico por su resistencia ante el poder musulmán. Actualmente vive un esplendor turístico gracias a sus lagos, palacios, templos, havelis y una agitada actividad.

Llegué a Udaipur a las 7:40am después de casi 9 horas en el coche cama del tren. Conseguí la litera superior, con las sábanas y la manta que te dan para el viaje, un tanto gastadas y marcadas, el traqueteo del tren me ayudó a dormir. Nada más llegar a la Venecia de Oriente, como es conocida Udaipur, desapareció el cansancio acumulado y al dejar la mochila en el hotel ya estaba deseando salir a recorrer la ciudad.

Lago Pichola Udaipur

Lago Pichola Udaipur

Udaipur se encuentra en las orillas del lago Pichola y desde los montes Aravalli se puede contemplar toda la extensión de la ciudad.

Una de mis actividades favoritas es callejear al llegar a un nuevo destino. Eso fue lo que hice y lo que recomiendo ya que la cuidad está llena de palacios, templos y museos, tiendas de ropa de vivos colores, pintorescos turbantes, saris de colores amarillos y azafrán, etc. El jaleo del tráfico, los restaurantes y tiendas, los turistas y los mochileros que recorren el país y que llegan aquí mantienen a la ciudad con un aire cosmopolita y turístico.

Fue en una de sus calles donde conocí a una familia. Agradables y abiertos como todos los habitantes de la ciudad, me invitaron a jugar y fotografiar a sus niños junto con la vaca de la familia, si, si era suya en propiedad! Por supuesto también me invitaron a comer con ellos.

Otro día encontré una tienda, regentada por una chica de Orense. Mostraba toda una colección de pinturas hechas a mano (precios sobre 1.500rs). Fue una historia de amor con un chico indio la que le llevó a vivir en esta ciudad. Y aunque en un principio me contó lo duro que resultó abrirse camino para una chica europea y blanca en un país en cierta forma machista, finalmente consigió hacerse respetar y de hecho abrir y dirigir un negocio (clases de castellano). Al final no pude resistirlo y le compré una preciosa pintura de una escena con vivos colores azules.

Palacio flotante Udaipur

Palacio flotante Udaipur

El palacio flotante del Lago, construido en el s.XVIII, es el centro de la ciudad y ahí se llegaron a rodar escenas de la película Octopussy de James Bond! Construido en mármol blanco su reflejo en el lago y su brillo en la noche le dan un aspecto de cuento y misticismo.

La visita al Palacio de la ciudadson 50Rs+25Rs incluyendo la entrada al museo (cámaras +200Rs) y el horario entre 9:30-17:30. Conviene madrugar ya que la afluencia de turistas, extranjeros y locales, y visitas guiadas es elevada.

Palacio Udaipur

Palacio de la ciudad de Udaipur

En el patio interior del Palacio hay unos restaurantes y terrazas donde puedes relajarte y descansar contemplando la fachada de 244m del longitud y 30m de altura.

Todo el Palacio es una sucesión de diferentes edificios, de torres, balcones y cúpulas. Desde los balcones superiores se puede ver el lago y la ciudad. Merece la pena visitar el museo, tiene mosaicos imponentes, vidrieras, espejos, jardines, azulejos y pinturas en los diferentes edificaciones.

La visita al Templo de Jagdish la recomiendo. Además de su construcción indo-ario en el s. XVII y de su significado religioso respecto a Visnu, este templo se encuentra situado en una plaza en pleno bullicio de la ciudad, rodeada de restaurantes con terrazas, tiendas de souvenirs, y para viajeros donde contratar excursiones, billetes de tren/autobús. Justo en frente hay un restaurante con una terraza desde la que se puede disfrutar de la vista del templo iluminado por la noche, y degustar una cerveza (aunque sea a escondidas).

Templo de Jagdish

Templo de Jagdish

Cuando visité el Bagore-ki-Kaveli una mansión que se encuentra en las orillas del Lago (justo al lado del Palacio) pude ver como las mujeres lavaban la ropa en el ghat (algo que será una imagen típica en Varanasi). Esta mansión con diferentes patios, tiene 138 habitaciones que mantienen la decoración de la época (s.XVIII), tienen exposiciones culturales y de arte tradicional. Aquí está expuesto el turbante más grande del mundo, y una serie de monumentos del mundo realizados en poliestireno, curioso…

Ghat Bagore-ki-Kaveli

Ghat Bagore-ki-Kaveli

Recorriendo a pie la orilla del lago desde el Palacio, llegué al “sunset point”, desde donde contemplé como anochecía sobre el Palacio de Jagmandir.Al lado izquierdo del Palacio, en la orilla del lago, se encuentra el embarcadero (Bansi Ghat) para llegar hasta la isla de Jagmandir, donde se encuentra el Palacio de Jagmandir. Construido en el s.XVII la isla está flanqueada por una serie de elefantes de piedra, las vistas de la cuidad y del Palacio Dorado son espléndidas. Es una lástima que solo se deja visitar una pequeña parte del Palacio ya que el resto es un hotel de lujo. Según se dice, el emperador mongol Sha Yahan se inspiró en él para construir el Taj Mahal.

Como decía al principio desde los montes Aravalli se puede apreciar en toda su extensión la ciudad de Udaipur. Es en lo alto de estas colinas donde se encuentra el Sajjan garh o Palacio del Monzón. Llegué hasta allí en un autorickshaw (150rs y entrada 225rs) por una carretera que para dos vehículos es más que justita, además de que puedes encontrar fauna de la zona en libertad.

Calles Udaipur

Calles Udaipur

El Palacio construido en s.XIX fue en origen un centro astronómico. Ahora es propiedad del gobierno y está algo descuidado en su interior, aunque las vistas son imponentes. En aquel momento la fachada principal estaba en reparación, la verdad lo necesitaba.

Me alojé en el Anjani hotel. Excelente y muy recomendable (500rs/noche). Aunque en la web pueda parecer un hotel de lujo, no lo es evidentemente, pero si está muy cuidado, con detalles, limpio y con personal muy atento.

Plaza del Templo de Jagdish

Plaza del Templo de Jagdish

Está decorado con pinturas, murales, vitrales y suelos de damero blanco y negro. Sobre todo desde la terraza se puede contemplar el Pichola y la ciudad.

Siguiendo hacia el noroeste mi siguiente destino era la ciudad del desierto Jaisalmer. Un billete de autobús por 370Rs en “sleeper class” sería mi siguiente medio de transporte, aunque me supuso tal cantidad de botes y movimiento en la cabina que casi no pude dormir…

Deja un comentario

Archivado bajo Viajar por Asia, viajes

India es color, luz, vitalidad, espiritualidad. Vol I

Mi relación con la India comenzó un par de años antes de este viaje, aunque no fue un inicio fácil. Sin embargo sabía que no podía dejar pasar la ocasión de conocer al séptimo país más extenso del mundo y el segundo más poblado.

En India nació la civilización del valle del Indo (3.500 – 2.000 a.C. la civilización Harappa) que ya comerciaba con Mesopotamia. La decadencia de ésta se produjo según la teoría más fiable por la invasión de pueblos arios procedentes de Afganistán y Asia central. A partir de este momento se sucedieron una serie de invasiones y luchas entre diferentes imperios y reinos hasta llegar a la actual situación.

Luchó por su independencia del Reino Unido (colonizada en el s. XIX) que consiguió en 1.947, gracias al movimiento de no violencia liderado por Gandhi. En ese momento las zonas de mayoría musulmana se separaron para formar Pakistán, y en 1.950 India se convirtió en una república con su constitución. Está compuesta por 28 estados y 7 territorios de la unión. Religiones como Hinduismo, Budismo, Jainismo y Sijismo se originaron en estos territorios.

Legué a Mumbai de medianoche, entre recoger la mochila, pasar la aduana e inmigración, cambiar efectivo, ya solo podía coger un taxi al hotel. Una ciudad caótica de 16 millones de habitantes y con un ambiente decadente, donde me encontré de bruces con la realidad de la India. Mumbai desempeñó un papel muy importante durante el movimiento de independencia, en 1.942 Gandhi inició su campaña “”Dejad India”. Es además el centro de la industria cinematográfica de India, Bollywood

Gran Estación Central (Mumbai)

Gran Estación Central (Mumbai)

Lleno de edificios coloniales, el más representativo es la gran estación central, Chhatrapati Shivaji (antigua estación Victoria). Es el corazón de la red ferroviaria y símbolo de la época colonial. Con torreones, agujas, vidrieras, cúpulas. Se terminó en 1.887, aunque el primer tren de la India salió 34 años antes desde aquí. Se declaró patrimonio mundial de la Unesco en 2.004 y se trata de la estación más concurrida de Asia.

 

Bazares en Mumbai

Bazares en Mumbai

El paseo por el mercado Crawford te adelanta la entrada a la zona de los bazares. La parte donde se encuentran las carnicerías es brutal, ver como están colgados al aire libre los corderos, pollos, cerdos, y como los restos de animales están desperdigados por los callejones, muestra una zona de aspecto siniestro y sangriento.

Mi visita al estanque Banganga. Lo mejor es llegar en taxi. Se trata de un oasis de tranquilidad en Mumbai, rodeado de bloques de pisos. Visita a los templos, deambula por las calles laberínticas, sin tráfico, donde puedes perderte.

La playa de Chowpatty, es un lugar ideal para pasear con tu pareja o familia. Se considera como una de las zonas limpias, aunque no intenté bañarme, el agua está contaminada. El atardecer se llena de locales y turistas para cenar, hacer deporte o simplemente contemplar la puesta de sol.

Puerta de India (Mumbai)

Puerta de India (Mumbai)

La puerta de India, a la que llegué al atardecer. Construida entre 1.911-1.924, es un popular punto de encuentro para vendedores ambulantes, fotógrafos, mendigos, turistas indios y extranjeros. Desde aquí salen barcos hacia isla Elefanta. Justo enfrente de la puerta se encuentra el Taj Mahal Palace & Tower, un hotel mezcla entre estilo islámico y renacentista. Construido en 1.903 por el industrial J.N. Tata. Su espectacularidad es comparable a su precio, ni para una cerveza…

Uno de los restaurantes a los que fui, el Laxmi Villas. Económico, calidad excelente y con aire acondicionado. Su especialidad era la comida del sur. Me encanta la comida india, así que disfruté de las samosas, el tikka masala y un mango lassie de postre.

Mi estancia fue en el Hotel City Palace. Muy limpio y con habitaciones equipadas aunque estrechas. El personal amable, y pese a estar situado enfrente de la estación CST, es relativamente tranquilo. Recomendable.

Diwali en Mumbai

Diwali en Mumbai

Mi visita coincidió con el Diwali. Se trata de una fiesta religiosa, la entrada del nuevo año hindú, donde reinan las luces, los colores, los petardos y los fuegos artificiales (que se lanzan sin ningún tipo de protección en medio de la gente). De hecho algunos los tuve en los pies, y el olor a pólvora quemada te impregna durante días. Lo celebran varias religiones, hinduismo, sijismo y jainismo. Se venera a Lakshmi que otorga prosperidad y riqueza y Ganesha.

Desde Mumbai, el tren hacia Ahmedabad. Salía desde la estación de Mumbai Central a las 21:50, y me esperaban 8,5h de viaje nocturno…Lo mejor para conseguir billete es ir al centro de reservas (en la CST hay ventanilla) y además conviene ir con antelación ya que el tren es el medio de transporte más utilizado en la India y por tanto es fácil encontrarte con que no hay billetes en primera o segunda, en tercera sin problema…

Deja un comentario

Archivado bajo Viajar por Asia, viajes

Destino Asia, Myanmar vol. III

Bagan es una zona de 41 km2 rebosante de templos y pagodas, la mayoría construidos entre los siglos XI y XIII y otros más modernos pertenecientes a familias que los construyen para recordar a sus difuntos. Consta de tres núcleos principales, Nyaung U, Bagan Antiguo, Nuevo Bagan.

Templos de Bagan

Llegué a Nyaung U después de 7 horas en autobús desde Mandalay. Un viaje por carreteras sin asfaltar, caminos de tierra, atravesando lechos de ríos, lo extraño es que el autobús no se desvencijara. El polvo nos acompañó todo el trayecto, eso unido al calor y a las más de 70 personas hacinadas (como en los buses de la India) hizo que algún pasajero lo pasara realmente mal. En Nyaung U te esperan todos los representantes de los diferentes hostales y guesthouse que te llevarán al que tenga la mejor comisión. Un tanto agobiante por la cantidad de gente, pero sólo se necesita armarse de paciencia y encontrarás un lugar excelente y a muy buen precio.

Para recorrer los senderos y caminos puedes alquilar una bicicleta (1€/día) un horse car o simplemente caminar. Conviene ir provisto de agua en abundancia y algo de comida ya que los caminos de tierra y el sol pegando fuerte te puedes deshidratar muy fácilmente. Uno de los días, exhausto por la caminata, me paré a comer en un restaurante enfrente del museo arqueológico, el Koung Mon Restaurant. Regentado por una ex profesora, la señora Daw Myat Mon, no solo me ofreció su hospitalidad, compañía y conversaciónn en el restaurante, sino que me invitó a cenar con su familia en su casa, le tuve que caer bien ☺

Su casa, humilde pero acogedora con un pequeño porche antes de entrar a la sala de estar y comedor, donde pasan la mayor parte del tiempo viendo la televisión tumbados sobre las alfombras de bambú en el suelo de tierra. La cocina en uno de los laterales del salón, repleta de pequeños utensilios de cocina y platos, los vasos y recipientes diminutos de plástico tampoco faltaban. En la parte de atrás estaban los dormitorios. Rodeado de su familia, la abuela, los nietos, hermanas, la verdad es que me sentí como en casa, aunque un tanto violento ya que todos me observaban mientras cenábamos, y solo la señora Daw Myat y su hijo adolescente hablaban inglés. La cena, una Tiger, carne al curry, verduras y pescado rebozado. Me entregaron una carta para traerla a España, para una pareja de Asturias que los había visitado y que había colaborado económicamente con ellos. Sin embargo a mi no me pidieron nada de dinero, sólo conversamos querían conocer cómo es España, su cultura, comida, cómo es la universidad, etc.

Templo de Nagayon en Bagan

Durante un par de días estuve recorriendo los templos y pagodas. En la mayoría de ellos me encontré con vendedores de piezas de artesanía local, sobre todo pinturas, objetos lacados y figuras de madera. Éstos se resguardan del sol en los templos y una vez que te han visto van a por ti! Si te acompañan en la visita al templo y te van explicando orígenes, relieves e historia exigen una propina, así que hay que dejar muy claro desde el principio si deseas su servicio. Fue en uno de los templos, donde conocí a un chico birmano llamado Mu Mique que subió conmigo hasta la cima del templo por pasadizos bastante estrechos y escaleras empinadas, eso si, mereció la pena por la vista desde la cima del templo, casi toda la extensión del valle. Los caminos son como un laberinto por los que te orientas al ver los templos y siguiendo el plano. El último día después de caminar durante todo el día y casi exhausto me recogió un birmano en coche, sin que yo estuviera haciendo autostop, que me acercó al hotel, gracias a él me ahorré otra hora de camino.

Estos son varios de los templos que visité, espectaculares, tanto vistos desde fuera como una vez dentro toda la decoración, artesanía, relieves. Como decía en la mayoría te encuentras con vendedores, que además tienen sus frases hechas perfectamente aprendidas; “bueno, bonito, barato. Chico guapo. Cómo estás…” templo Nagayon, templo Nanpaya, Mingalazedi, templo Thatbyinnyu, templo Ananda.

Mi estancia en el Kaday Aung Hotel donde por 15USD tienes un bungalow con aire, baño y nevera, aunque el colchón está en el suelo. Excelente trato, puedes gestionar billetes de autobús o barco, cambiar efectivo y además tienen alquiler de bicicletas para recorrer la zona de templos. Disponía de una pequeña piscina donde relajarte leyendo el libro que me llevé para el viaje o simplemente escuchando, el silencio.

La salida del bus hacia el lago Inle era a las 4 a.m. así que el madrugón fue considerable. Llegué a Nyaungshwe 10 horas después de un recorrido agotador. En el bus iba con dos alemanes, dos italianos, una chica polaca y varios locales. La carretera que atravesaba las montañas hacia Kalaw, en una subida de casi un único carril, con curvas imposibles y con varias paradas para refrigerar con agua los motores. Finalmente sólo un monje durante el viaje fue el “agraciado” al devolver por la ventanilla, vaya espectáculo…

Lago Inle, son 22km de largo y 11km de ancho. Situado a 875m sobre el nivel del mar, a su alrededor hay unas 17 aldeas construidas sobre pilares en el lago habitadas por los intha. Es una zona reservada por lo que hay que pagar a la entrada del pueblo 5USD. El principal reclamo turístico son el lago y los pueblos que están alrededor. También las zonas de cultivo y arrozales pantanosos que bordean el lago. Hay varias kyaung budistas y stupas.

Agricultores en el Lago Inle

Agricultores en el Lago Inle

Para recorrer la zona del lago y alrededores hay varias opciones, la más sencilla es alquilando una barca que te llevará navegando por el lago. Está bien si el lago tiene suficiente agua para adentrarse y llegar a las aldeas sobre pilares. No hay problema para alquilar una barca, hay cientos, una vez en el pueblo paseando por el margen del río te asaltan los propietarios de barcas y vendedores para ofrecerte recorridos. Otra opción, que fue la que elegí, es la bicicleta ya que tienes la libertad de moverte por donde quieras, recorriendo los campos de arroz y caminos, aunque exige cierta condición física.

Hay que pararse en uno de los pueblos que hay en medio del lago. Siguiendo la carretera principal se llega a través de un largo embarcadero que sale desde el lado derecho de la carretera. Al final hay que coger una barca para llegar a las casas. El sistema de remo es muy curioso ya que lo hacen de pie en la barca y con una pierna mueven el remo sujetándolo con otra mano.

Aquí, en la tienda Golden Net de vestidos tradicionales compré unas muñecas con vestidos tradicionales birmanos. Merece la pena entrar.

El restaurante Miss Nyaungshwe puedes saborear pasta, platos chinos, crepes y platos bamar. Aunque, lo mejor es callejear por la ciudad y degustar platos bamar en algún restaurante con buena pinta.

La estancia en el Teakwood house, agradable guesthouse, con habitaciones por 20USD con baño, aire y mosquitera. Aquí ojo, porque hay que pagar las habitaciones por adelantado. Las vistas de la puesta de sol son soberbias.

Aldea sobre pilares en Lago Inle

De esta forma se terminaba mi viaje por Myanmar, no llegué a embadurnarme la cara con thanakha (la cera local que se utiliza como protección solar/maquillaje), pero si encontré algo que no olvidaré en toda mi vida, algo que me ha hecho tremendamente feliz y que durará siempre. Descubrí además un país y un pueblo maravilloso, hospitalario, orgulloso, sencillo, auténtico, inocente. En los días de mi partida se liberó a Aung San Suu Kyi, y además fueron semanas de elecciones. Aunque nada cambió en aquellos días si fue el principio del fin del régimen. Esperemos que en los próximos años continúe su evolución hacia la democracia.

Myanmar me recordó la razón por la que me apasionan los viajes. Quien nunca ha salido de su país está lleno de prejuicios (Carlo Goldoni)

Deja un comentario

Archivado bajo Viajar por Asia, viajes