Archivo de la etiqueta: Viajar por Europa

Viajando en moto; Cabo da Roca y San Vicente

Continuaba mi viaje desde la Ruta de la Plata y salía de Cáceres por la N-521 dispuesto a disfrutar de un agradable y tranquilo trayecto atravesando las pequeñas poblaciones de Aliseda, Salorino hasta llegar a Valencia de Alcántara. Esta carretera es de las que se disfrutan cuando viajas en moto, con un asfalto en perfectas condiciones, carriles anchos y curvas suaves, pero sobre todo con paisajes de dehesas, con suaves montañas y ganado.

Valencia es el último pueblo antes de entrar en Portugal, en la región del Alentejo. Cuando atravesé el puesto fronterizo abandonado, fue como retroceder 40 o 50 años. Una monstruosa estructura de cemento inerte y desolada que permanecía impasible al paso de los escasos vehículos.

DSC_3732_2

 

El trayecto me llevó por la N246 dirección Poragem, atravesando el Parque Natural de la Sierra de San Mamés, para desde ahí por la N359 dirigirme hacia Portalegre. Capital de la región del Alentejo conocida tanto por sus productos de denominación de origen (quesos, aceite, chorizos, cordero, etc.) gastronomía y paisajes naturales, como por su mercadillo de falsificaciones. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ruta en moto, Viajar por España, Viajar por Europa, viajes

Las Vegas, la ciudad que nunca duerme

Una noche durante el viaje por EE.UU. decidí coger mi cámara y trípode para salir a recorrer la ciudad de Las Vegas.

Lo primero es que no es una ciudad amigable para el peatón, con continuas escaleras, entras y sales de enormes centros comerciales, abarrotados de clubs y tiendas. Además aunque parezca que todo está cerca, las distancias son enormes.

Noche y exceso son sinónimos en Las Vegas.

Las Vegas 8 Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Fotografía, Viajar por América del Norte, viajes

Escápate a Lugo!

Si piensas que un fin de semana es tiempo demasiado justo para conocer Lugo, estás en lo cierto, para que engañarnos.

Aún así, durante mi último viaje de varios días con la familia, exprimimos las horas, pero manteniendo siempre la máxima de disfrutar sin prisas y experimentar cada rincón que visitamos.

Calle San Pedro

Calle San Pedro

El primer día llegamos ya entrada la noche, así que nos reservamos para reponer fuerzas y descansar para lo que se avecinaba. Para eso, una buena opción es recorrer el casco antiguo lleno de tascas, donde con cada consumición tienes derecho a una tapa fría y otra de cocina, todo ello a un precio más que ajustado. Esto es lo que se dice ir de cañas y tapas!

Algunas recomendaciones como, Taberna Daniel, Mesón Rua, A Tasca, Ave César, A Nosa Terra. Aquí tenéis una lista donde encontrar muchos más sitios! Lista, comer en Lugo

El segundo día visitamos el Monasterio de Samos. Se trata del más antiguo de España con actividad, perteneciente a la orden de los Benedictinos fue creado en el s. VI. Además tiene el órgano más grande de Galicia con 3.850 tubos.

Ya fuera por desgracias continuas, o por necesidad de cambiar de estilo arquitectónico, fue destruido por varios incendios. De esta forma toda la estructura es una mezcla de los diferentes estilos que fueron aplicando los monjes en su construcción.

Monasterio de Samos

Monasterio de Samos

Destaca el patio de la naturaleza, que tiene una fuente en el centro, sustentada por varias sirenas con los pechos descubiertos, símbolo de la fertilidad y lo natural.

Actualmente tiene la opción de hospedería, así que para aquellos que quieran encontrarse a si mismo, reflexionar o simplemente desconectar del mundo aquí tenéis una magnífica opción. Allí viven 15 monjes de los cuales casi el 50% tiene 85 años o más. La entrada son 3€ con visita guiada, que bien merece la pena por escuchar las historias y explicaciones.

Madrugamos y nos dirigimos más hacia el norte, a uno de los mayores tesoros de la costa, la playa de las Catedrales. Situada en una zona en la que confluyen los ayuntamientos de Ribadeo, Barreiros, Foz, Burela, Cervo, Xove, Viveiro, esta es la conocida “mariña”. Sigue leyendo

4 comentarios

Archivado bajo Viajar por España, Viajar por Europa, viajes

Descubriendo La Rioja, deporte y gastronomía!

Tenía pendiente conocer la Comunidad de La Rioja, así que cuando los amigos de Minube me propusieron este viaje fue una alegría por partida doble, tener la oportunidad de descubrir esta tierra y por hacerlo en buena compañía.

Sierra de la Demanda

Sierra de la Demanda

Llegamos ya entrada la noche a Logroño, fresca y lluviosa, nos dirigimos directamente a una de las calles emblemáticas de la capital riojana, la calle Laurel. Similar al resto de zonas de tapeo de otras ciudades (la zona de la Plaza Mayor en Salamanca, Rúa do Franco en Santiago, la zona de El Tubo en Zaragoza, etc…) esta calle es una sucesión continua de bares, tascas y restaurantes, donde degustar buenas tapas acompañado de extraordinarios vinos. La ruta nos llevó por el bar Donosti, donde probamos el embuchado de cabrito, el Tío Agus, donde hay que catar el pincho “tío Agus”, el bar Jubera, con sus fantásticas patatas bravas, y la taberna del tío Blas, aquí hay que saborear las croquetas buenísimas de calamares en su tinta.

Al día siguiente nos dirigimos hacia unas bodegas de importante linaje, las C.V.N.E. más conocidas como Cune.

De camino nos detuvimos antes en el pueblo de Briones desde el cual pudimos divisar la Sierra de la Cantabria, con sus cumbres nevadas. Caray, es un espectáculo digno de ser visto. También el puente de Briñas, que ofrece una panorámica maravillosa.

En las bodegas, hay que agradecer a Marta su amabilidad y magníficas explicaciones sobre el nacimiento e historia de estas bodegas centenarias. Tuvimos además la suerte de poder contemplar sus joyas, como la

Bodegas CVNE

Bodegas CVNE

nave diáfana de 800m2 diseñada por Eiffel (si, si, el que diseñó la Torre en Paris), donde se realizan diferentes eventos, además de adentrarnos en una de sus bodegas, un tesoro donde se guardan más de 100 años de historia de la industria enológica, una colección asombrosa y recubierta por el moho que preserva las condiciones ideales para estos gran reservas. Se culminó la visita con una cata, un blanco, el Monopol y un crianza.

Si hay algo por lo que también destaca La Rioja es por su gastronomía. En este caso, en el restaurante El Terete en Haro. Con 136 años de historia y la quinta generación de la familia dirigiendo el restaurante, ofrece un delicioso cordero al horno tradicional. Además de los numerosos salones dispone de una bodega propia, fundada a finales del XIX y situada por debajo del propio restaurante.

Ezcaray

Ezcaray

Llegamos al Ezcaray. Municipio situado en la parte alta del valle del Oja en la Sierra de la Demanda. Fundamentalmente dedicado al turismo, en verano triplica su población y en invierno se incrementa los fines de semana gracias a la estación de Valdezcaray. Destaca también su industria de la madera (butacas, muebles, etc). La gran cantidad de actividades aseguran que se disfrute durante los días de estancia, esquí (en invierno), pesca, senderismo, gastronomía, pueblecitos de montaña, etc. vamos, que no podréis aburriros.

Visitamos la aldea de montaña de Zaldierna, situada en plena Sierra de la Demanda. Un precioso pueblo con un alojamiento rural, que está a unos 20minutos de Ezcaray, así que se puede visitar en el día.

Otro rincón de interés es la ermita de Santa Barbara. Situada en el camino Valgañón, se sube por una carretera en zig-zag, y tiene zona para merendero, aunque en esta ocasión estaba completamente cubierto por un manto de nieve. Desde la cima se puede divisar el pueblo de Ezcaray y unas portentosas vistas de la Sierra de la Demanda.

La cena en el restaurante Echaurren que además es un hotel. Se trata del restaurante original ya que en el 2.001 se creó El Portal, situado en el mismo edificio, su especialidad es la cocina vanguardista y posee una estrella Michelín. Crema de verduras, pimientos y hongos con huevo, lubina, redondo de ternera y merluza a la romana fue nuestro exquisito menú. Todo un lujo para el paladar. El postre, uno que nos

Ermita Santa Barbara

Ermita Santa Barbara

dijeron llevaba la friolera de doce años en el menú, tarta de queso de cameros, deliciosa!

Este viaje, en la estación de invierno, estaba enfocado hacia las actividades de esta época del año, y en particular el esquí, así que tocaba visitar la estación de Valdezcaray. Se trata de una estación pequeña, agradable y acogedora para disfrutar en familia, situada en el corazón de la Sierra de la Demanda. Completamente reformada en los años 70, con 22 pistas y 22km es ideal para quitarte el mono del esquí en un fin de semana, además está a tan solo 3,5h desde Madrid. Con tres cotas, en 1.500m, 1.600m y 1.800m ofrece todos los servicios, ludoteca, autobús blanco, etc.  Desde aquí se divisa el pico de San Lorenzo, que es la cumbre más alta de la sierra. Muchas gracias a Gonzalo y Aguchi por su dedicación y paciencia!

Zaldierna

Zaldierna

Llegaba el momento de despedirse, y volvíamos a Logroño y a su calle Laurel. En este caso disfrutamos de una estupenda cena en el restaurante La Tavina @latavina. Con tres plantas, en la primera está la barra para saborear los vinos y pinchos, en la segunda está la vinoteca con una mesa en el centro donde puedes comprar tu botella de vino y disfrutarla, finalmente en la tercera planta se encuentra el restaurante con unas 7-8 mesas, recogido y sencillo. Probad la piruleta de cerdo, degustación de queso, y el salmón, todo acompañado de excelentes vinos Sierra de Cantabria y Marques de Vargas.

Los alojamientos en los apartamentos Ezcaray @ezcaray  acogedores, equipados y muy bien situados. Individuales o dobles, con cocina completa tienen un diseño acogedor y moderno en el que te sentirás realmente cómodo. Andrea y su madre os tratarán como a uno más de la familia. wifi gratis. Por todo esto muy recomendables. El hotel Portales situado en pleno centro del Logroño, a 10 minutos de la calle Laurel y de la concatedral de Santa María la redonda. Habitaciones elegantes, sencillas y perfectamente equipadas, con wifi gratis.

Definitivamente este viaje me ha descubierto una Comunidad extraordinaria, acogedora, llena de vida y actividades. Os aseguro que habéis ganado un fiel seguidor para el futuro!

En este link os dejo los rincones que hemos descubierto y visitado durante el viaje (plan en Minube del viaje ). Gracias a la La rioja turismo por cuidarnos tan bien. Encantado de compartir esta ruta con mis compañeros de viaje AinaraIgnacio y Guille, ha sido un placer realizar este viaje con vosotros y espero disfrutar de muchos más!

2 comentarios

Archivado bajo Blogtrip, Viajar por España, Viajar por Europa, viajes

Ruta en moto a los Alpes. Etapas 8 y 9.

Me desperté con el sol entrando por mi ventana, una imagen grabada en mi retina desde la habitación de montañas y típicas casas de los Alpes engalanadas por las macetas llenas de flores de las fachadas.

El desayuno en la pensión Hauenstein, totalmente casero y preparado por la “mamma” fue de lo mejor que pude disfrutar durante el viaje. Café recién hecho, queso, jamón, mermelada casera, pan casero, fueron los manjares que pude disfrutar en la terraza mientras contemplaba el valle entre las montañas de los Alpes italianos. Merecía la pena tomárselo con calma, relajado, después de una semana encima de la moto, mi objetivo ese día era llegar a Genova pasando primero por el Lago di Garda, me esperaban 500 km por delante. Desayunando a mi lado toda una mesa de alemanes ya maduritos de vacaciones, relajados y con una conversación muy animada. Este fue el mejor alojamiento en relación calidad/precio del viaje (40€ con desayuno) y solo se puede pagar en cash.

Ella me esperaba descansando a la intemperie, entre viñedos, esperando a ser cargada y volver a iniciar la ruta. Esa sensación de cargar las maletas, ponerte el casco, guantes, cazadora, el equipo, es única y aunque puede parecer tedioso, era un ritual que me agradaba realizar cada mañana. Una vez cargada la moto, hechas algunas fotos del valle, la casa y los viñedos, me despedí de la mamma y su hijo. Con un calor sofocante salí de Lagundo sobre las 10am hacia el Lago di Garda.

En la gasolinera, a la vez que buscaba efectivo en mis bolsillos (los surtidores no admiten tarjetas extranjeras si la estación está cerrada) puede disfrutar contemplando un fantástico Ferrari. Era domingo, y parece que en fin de semana sale toda la caballería a recorrer las autopistas italianas, porque me crucé con unos cuantos…

Seguí la carretera SS38 hasta coger la autopista A22 dirección Trento. Tomé la salida hacia la parte norte del lago di Garda y desde ahí continué por una carretera secundaria SS240 que recorre un valle entre montañas y viñedos. Esta carretera se vuelve sinuosa en la bajada hacia el pueblo de Arco y Riva del Garda, y es la entrada al lago desde el lado norte. Bajando hay un mirador en el lado derecho de esta carretera desde el que se puede divisar casi todo el lago y las montañas, así que es un punto ideal para una foto del lago.

Lago di Garda

Zona de vacaciones, windsurf, veraneo, repleto de restaurantes y terrazas donde los turistas, principalmente alemanes e italianos, pueden disfrutar de las fantásticas vistas del lago y de los apasionados del wind surf. Había decenas, recorriendo el lago en transversal, con los carabineri controlando que nadie se desmadre ni se cruce en la ruta de los ferrys que llevan turistas a recorrer el lago. Me senté en la orilla, cerca del embarcadero de los ferrys y de una pequeña playa. Allí estuve casi una hora tirando fotos hasta conseguir una que me gustara y creo que lo conseguí, no?

Vuelta de nuevo a la carretera dirección Verona, en el camino desde Lago di Garda hacia Genova siguiendo la A22/E45 y la SS12. Una ciudad que tiene un gran interés turístico y es además un centro económico de la región de Véneto. Posee un centro histórico muy rico en edificios y monumentos de los períodos romano, medieval y renacentista. Verona está considerada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad, y posee infinidad de museos, iglesias, palacios, plazas, puentes, teatros y hasta un anfiteatro romano (s.II), destaca además la casa de Julieta, donde se conserva su cuerpo. Realmente es una ciudad para los amantes de la historia y el arte.

La ciudad fue tomada por Napoleón y formó parte del territorio austriaco en el s. XVIII, hasta que en el s. XIX formó parte de Italia con el Véneto. Como en todo el resto del norte de Italia, se nota la influencia de los pueblos nórdicos.

Nada más llegar, alrededor de las 15h, solo buscaba líquidos para hidratarme ya que el sol pegaba fuerte y el calor que emanaba del motor hacía que mi temperatura corporal subiera sin cesar. Una vez repuestas las energías pude disfrutar de la ciudad y caminar por diferentes puntos repletos de historia. De lo más relevante que pude ver, destaco; La piazza Erbe completamente tomada por los turistas y puestos de mercadillo, está rodeada de palacios y casas antiguas (espectaculares los ventanales). Desde ahí se puede llegar a Lamberti. En el centro de la plaza está la fuente de la Madonna Verona y la columna de San Marcos.

La Torre Lamberti con 84m de altura, construida en el s. XII y reformada y ampliada posteriormente como se observa en los diferentes materiales, ladrillo, piedra, mármol. Tiene un reloj del s. XVIII y dos campanas una para las horas e incendios y la otra para llamar a las armas. El puente Pietra, desde donde admirar la belleza histórica de Verona, desde él se puede llegar a la Arena. Es un puente romano que sobrevivió a la destrucción de 1.945 durante la II Guerra Mundial.

Arena en Verona

Arena de Verona, el anfiteatro romano. Construido en el  S. I, era el centro de representación de espectáculos hasta el terremoto del s.XII que destruyó gran parte del mismo y no se reconstruyó como teatro hasta el renacimiento. Gracias a su gran acústica se utiliza para producciones de ópera, cuatro de las cuales son fijas anualmente.

La tumba de Julieta está situada en un convento capuchino fuera de las murallas. La tumba está en una cripta, y hay que pagar entrada (5€). En el convento hay frescos y esculturas y en los jardines exteriores se puede descansar después de un día viendo monumentos. La catedral de Verona, de estilo románico tiene una parte gótica y otra renacentista. Se construyó sobre los restos de dos iglesias destruidas por el terremoto del s. XII. El Palacio Barbieri, está situado en la piazza Bra una de las principales (y donde dejé aparcada la moto). Construido en el s .XIX actualmente reside el consejo de la ciudad, tiene como vecino la Arena de Verona. Justo enfrente hay un parque en el que descansar y refrescarse.

Desde Verona continué el viaje hacia Genova, pasando por Piacenza, la ruta por la A4/A21/A7. Llegué a las 21:30, así que me dirigí directamente hacia el centro de la ciudad para encontrar un hostal donde dormir. Después de callejear durante un buen rato y de regatear por el precio, conseguí habitación en el hotel Tomaseo (que en realidad era una guesthouse). Disponía del día siguiente para admirar Genova, antes de continuar hacia Niza. Poco tiempo para disfrutar de una maravilla histórica.

Me despertaron a las 6 am porque tenía que cambiar la moto, ya que delante del hostal se estaba preparando un mercadillo, así que aún dormido y con la fresca tuve que buscar un nuevo sitio para aparcar. No hubo problema, porque hay multitud de zonas de aparcamiento.

Desayuné fuerte y me dispuse a deambular por el centro histórico de Genova. He de decir que me llevé una pequeña decepción, ya que una maravilla de la historia como esta ciudad, debería cuidar con mayor esmero sus edificios y zonas históricas.

Calles de Genova

La ciudad de Cristóbal Colón, es una de las mayores de Italia, su corazón está en el puerto y a su alrededor ha girado toda su vida, historia, política y evolución. Recorrí durante horas callejuelas del barrio del puerto, bajo un fuerte sol y una humedad que me hacía necesitar agua continuamente (así que recordar ir siempre bien surtidos). El casco antiguo con estas calles estrechas medievales (caruggi) están envueltas por altos edificios muy pegados que dificultan la entrada de luz natural. Paseando me fascinó la Piazza de Ferrari, centro de la ciudad, con una fuente situada en el centro, la estatua de Garibaldi enfrente del teatro Carlo Felice y la sede de gobierno de la región de Liguria. Cerca de la plaza está la Piazza Dante donde se supone que está la casa en la que nació Cristóbal Colón. Me encantaron el palacio de Ducale, la catedral de San Lorenzo, y la via Garibaldi flanqueada por palacios y villas.

Su puerto, es de los más importantes del Mediterráneo, y tiene un faro que es símbolo de la ciudad, la Lanterna. Toda la zona es un laberinto de callejuelas, con poca luz, suciedad y toda clase de tiendas, libros, ropa, anticuarios y multitud de restaurantes y trattorias. Los edificios históricos rezuman leyendas de exploradores, mercaderes y conquistadores. La mayor parte de las calles están tomadas por musulmanes que se han establecido como si fuera cualquier país árabe. Justo en la otra orilla del puerto antiguo está la parte nueva donde atracan multitud de cruceros internacionales.

Finalizada mi ruta por el casco antiguo, regresé en busca de la moto que descansaba en compañía de muchas otras, al tratarse del medio de transporte más común. Mi siguiente destino era Niza, bordeando la costa mediterránea por la SS1 (está la opción de autopistas con la A7, A10 y A8) y pasando por Savona. Esta ruta es increíble por los paisajes, las vistas de la costa, los pueblos, las villas, las calas y los acantilados.

Entré en Niza a media tarde, y tuve que ponerme a buscar un alojamiento a precio razonable…

2 comentarios

Archivado bajo Ruta en moto, Viajar por Europa, viajes

Irishtrip, conociendo Irlanda, vol. II

Cuando viajas por Irlanda te arriesgas a que un aguacero descargue sobre ti y te deje completamente calado. Eso fue precisamente lo que nos sucedió a Kevin y a mí cuando volvíamos al B&B, así que tuvimos que cambiarnos hasta los gayumbos!

La ciudad de Galway nos acogió con su meteorología más autóctona, viento, frío y lluvia, propia de una ciudad costera del oeste. Ciudad cultural que tuvo su época de esplendor gracias al comercio con Portugal y España, hasta el x. XVII que entró en decadencia, período que Dublín aprovechó para emerger como puerto importante.

Gaviotas en Galway

Gaviotas en Galway

Siguiendo la recomendación de la dueña del B&B almorzamos en el “Ard bia café restaurant” , un local agradable y con decoración hogareña de diferentes tipos y estilos de mobiliario. Puede llegar a ser un tanto claustrofóbico ya que está en un viejo edificio situado al lado del dique de entrada a la ciudad, y los techos son bastante bajos en algunas de las habitaciones. Las paredes están repletas de libros, entre los que destaca uno con recetas del propio restaurante, que por supuesto se puede comprar. La comida una mezcla entre casera, puchero, sándwiches, ensaladas y platos de pescado. Bien el precio y servicio.

Hay que perderse por las calles repletas de pubs y restaurantes, muchos de ellos con música tradicional irlandesa en directo (sobre todo a partir de las 17h-18h), que se disfruta al máximo con una pinta de Guinness.

Todavía quedan los restos de las murallas de la ciudad, cerca del Spanish Arch, situado al lado del puerto antes de entrar en las calles centrales de la ciudad.

En caso de que queráis buscar regalos y recuerdos hay multitud de tiendas de artesanía local como Barnagifts con regalos originales, complementos, marcos, espejos, etc.

Durante todo este viaje, el momento más esperado del día, llegaba con la hora de las pintas y el recorrido por los pubs. En esta ocasión disfrutamos del espumoso orgullo nacional y la música de guitarras, violines y gaitas en el Tig neatchan pub un local pintoresco y acogedor situado en la calle central, la segunda parada en el Taaffes pub aquí la música es el punto central del pub. El Tig Coeli un fantástico pub, con una terraza lateral cubierta.

Para cenar, Oscars seafood bistro al ser una ciudad costera, degustamos unos excelentes mejillones además de que la carne estaba exquisita también. Si buscáis un local atractivo y con un menú apetitoso donde cenar, este es vuestra opción!

Acantilados de Moher

Acantilados de Moher

Vuelta al B&B a descansar y reposar las pintas, al día siguiente nos esperaba un viaje exigente por las sinuosas y tortuosas carreteras irlandesas, los acantilados Moher siguiente objetivo.

Para llegar a los acantilados de Moher atravesamos varios pueblos y ciudades irlandesas. La primera parada desde Galway fue Kinvara, siguiendo la carretera que bordea la costa, N18 y N67, éste es un idílico pueblo costero del oeste de Irlanda. Fantástico ver el contraste entre el verde estridente de los campos y el azul oscuro del mar del Atlántico Norte. Estiramos las piernas y café con tarta que nos ayudó a seguir el resto del viaje.

Atención, aquellos que os mareéis al viajar en coche por carreteras estrechas y tortuosas id provistos de suficientes pastillas contra el mareo, estas carreteras se las traen.

Siguiente parada fue Ballyvaughan otro pequeño pueblo costero siguiendo la N67 de la costa. Llegamos a Doolin, situado en la costa noroeste en la región de Shannon, condado de Clare. Está situado a 8km de los acantilados de Moher, nuestro destino final. El pub Fitzpatrick’s es perfecto para descansar después de un paseo por el campo y la costa de este pequeño pueblo. Llegamos a nuestro destino, Cliffs of Moher  una atracción turística de primer nivel, donde los acantilados penetran en el mar con la agresividad de unos cuchillos afilados, y la mezcla de los tonos verdes y azules le da un aspecto salvaje a todo el entorno.

El precio de entrada de los acantilados son 6€, e incluye el parking, ya que no hay espacio para aparcar el coche. Aunque parezca excesivo, el mantenimiento de las instalaciones (construidas bajo la montaña para minimizar el impacto) y conservación del entorno los valen.

Para comer, el Vaughans Anchor Inn  fue una gran elección. Excepcional para comer marisco que es el plato principal, tiene también habitaciones en las plantas superiores y pub al lado del restaurante. El restaurante ha recibido varios premios, y la verdad por el aspecto, calidad, presentación y entorno son merecidos. El fish and chips muy rico.

Waterville

Playa en Waterville

Nuestro destino final era Killorglin, condado de Kerry, pero antes parada en Adare en el condado de Limerick. Es una ciudad pequeña pero de las más bonitas, y es considerada como un patrimonio nacional irlandés. La calle principal, donde está la oficina de turismo tiene casas al más puro estilo de arquitectura local, con casas bajas de tejados de paja. Es famosa también por sus campos de golf, aquí se jugó el Open de Irlanda del 2.007 y por celebraciones de boda, de hecho encontraréis multitud de tiendas dedicadas a ello. El castillo de Desmond está en esta pequeña villa irlandesa.

De nuevo por las tortuosas carreteras, llegamos cuando estaba anocheciendo a Killorglin. Allí nos esperaba la familia de Kevin, sus tíos y su adorable perro “flufy” Si en alguna ocasión tenéis dudas sobre el carácter de los irlandesas, esta familia es el claro ejemplo de la amabilidad, hospitalidad y sencillez. Además disfrutamos de espectaculares cenas, cordero, solomillos, postres caseros y todo acompañado con buenos vinos! Fueron dos noches geniales en las que nos sentimos como en casa.

A la mañana siguiente, nos despertamos con la resaca de la contundente y deliciosa cena de la noche anterior, así que tras un desayuno ligerito nos dispusimos a recorrer el anillo de Kerry. Se trata de un circuito turístico dentro del condado de Kerry. Incluye diversos ciudad desde la que salíamos, Killorglin, Killarney, el Parque Nacional de Killarney, los lagos de Killarney

Llegamos a la bahía de St. Finians, una pequeña playa rodeada de montañas y verdes praderas. Allí encontraréis una fábrica de chocolate,  Skelligs Chocolate,  un pequeño negocio familiar que se dedica al chocolate, podéis comprar de todo! En el camino a través de la costa se divisan, si la lluvia y las nubes lo permiten, las Skelligs Rocks  donde se sitúa un monasterio creado en los inicios de la cristiandad en Irlanda.

Ladies view

Ladies view (Killarney)

Nuestro siguiente destino fue Waterville un pequeño pueblo costero que es conocido por ser uno de los lugares preferidos de Charles Chaplin. Existe una escultura del gran artista en un jardín situado enfrente de la playa.

Fantásticas las vistas y paisajes por la carretera N71 que nos llevó al Moll’s gap, aunque de nuevo, si tenéis tendencia a mareos, id provistos de una buena dosis de biodramina, porque hay curvas hasta aburrirse. Éste es un paso de montaña que lleva hacia el Parque Nacional de Killarney. Merece la pena hacer una parada y bajar hasta el lago, simplemente para descansar, contemplar la naturaleza, animales y paisajes de las montañas irlandesas. Este es un punto bastante conocido para los turistas, así que no os sorprenda encontrar caravanas o ciclistas haciendo la ruta desde Killarney.

Antes de regresar a Killorglin pasamos por el Parque Nacional de Killarney , y siguiendo el camino desde un área de descanso llegamos hasta una maravillosa cascada.

La última parada del día fue en un punto privilegiado, el Ladies View desde allí se contemplan tres lagos de Killarney, bosques de robles, Torc Mountain, Purple Mountain y MacGillycuddy Reeks.

Volvíamos con la familia de Kevin, y de nuevo nos esperaba una deliciosa y suculenta cena, casera, a base de carne y verduras, hecha con todo el cariño familiar de la tía Anette y la selección de vinos de su marido Tom. Muchas gracias de nuevo por su fantástica acogida, sin duda un ejemplo de la hospitalidad irlandesa.

Próximo destino hacia Kinsale…

Deja un comentario

Archivado bajo Viajar por Europa, viajes

Viajando por los Alpes con la BMW F800ST

Cuando te planteas un viaje largo debes hacerlo con la tranquilidad y confianza de que aunque pueda haber imprevistos, sorpresas y momentos inesperados, habrá una alternativa para que todo siga su curso, y en caso de cambios la adaptación será natural y sencilla. Tu compañero de viaje será un apoyo proporcionando la diversión y atención en los momentos malos y compartirán las alegrías de los buenos. El recuerdo al final del viaje y pasado un tiempo, debe referirse principalmente al destino en sí, a los planes y aventuras disfrutadas. En este caso yo iba acompañado de una maravilla de la ingeniería y la técnica, suave al tacto, agresiva en curvas, sencilla en el trato y que no exigía más que rodar y rodar.

La F800ST en los valles de los Alpes

No voy a soltar ningún rollo técnico (para eso hay cientos de sites donde encontrarlos), quiero describir mis sensaciones. Durante mi ruta por los Alpes (podéis encontrar las etapas en otros posts) la F800ST se comportó como una jabata, aguantando perfectamente los tirones y exigencias del viaje, todo sin rechistar y sin el menor problema ni electrónico ni mecánico. Ahora que actualmente que me estoy planteando el salto a las GS, me surgen muchas dudas como el cambio de correa dentada a cadena, el consumo o la diferencia en calzado. Para un uso que principalmente será por asfalto, aunque tener la opción de salirse a los caminos es un puntazo. Al final no sabes si no te escapas por los caminos porque tu moto no está preparada o porque no te gusta, hay que probar para salir de dudas!

Me divertí entrando y saliendo en las curvas de los puertos ya que se conducía de una forma sencilla. En las subidas donde se exigía más al motor con el peso y el desnivel, y en las bajadas donde se exigía más a los frenos. Todo sin esfuerzo aparente, controlando en todo momento su posición, la tracción y sin ninguna vibración. Una maravilla.

Dos maletas cargadas y una bolsa sobredepósito no fueron ninguna carga excesiva para ella, y para mí un alivio de tener mas que suficiente espacio para equipaje y compras. Los sencillos mecanismos de anclaje de las maletas laterales hacían que quitarlas y ponerlas todos los días al final del viaje no llevará más de 5 minutos.

Como decía ningún problema mecánico ni eléctrico, eso sí es fiabilidad. Por las sensaciones que tengo creo que será así durante mucho tiempo, por lo menos así lo espero!

La F800ST en los Alpes suizos

Disfruté como un niño con juguete nuevo. Me encanta viajar, conocer lugares nuevos y hacerlo de la forma más natural e independiente posible, como además lo pude hacer en moto, fue lo máximo. Ser consciente de la libertad de poder decidir el próximo destino sin depender de nada, solo fijar cuál será la siguiente parada. Por supuesto, con lo que me gusta conducir, hacerlo durante todo el tiempo que quisiera encima de una fiera como ésta hizo que gozara durante todo el viaje.

Los únicos puntos de incomodidad fueron el cansancio de ir sentado durante horas (aunque hagas paradas tu trasero se resiente) y el calor asfixiante recorriendo la costa mediterránea con el traje de la moto. Para el primero espero que la nueva disposición de los estribos en el nuevo modelo F800GT mejore, y respecto al segundo, no hay mucha alternativa salvo prendas más caras y con mayor ventilación.

Estoy deseando comenzar el próximo viaje en moto…destino, tengo varios, pero se admiten sugerencias!

2 comentarios

Archivado bajo Ruta en moto, Viajar por Europa, viajes