En moto por los Picos de Europa

DSC_2498_2

Embalse de Riaño

Imagina una sucesión continua de curvas, una carretera con un asfalto perfecto y en un entorno natural digno de los más populares y célebres parques naturales del mundo. A esto añádele una gastronomía de escándalo, las historias de sus pueblos y valles, la maravillosa diversidad de su fauna y la amabilidad y transparencia de sus habitantes. Esto es Picos de Europa, Parque Nacional que forma parte de la cordillera Cantábrica y que gracias a su proximidad al mar le confiere paisajes únicos a más de 2.000m.

Esta ha sido una escapada en moto para la que disponíamos de pocos días por lo que tuvimos que minimizar el trayecto desde Madrid, kilómetros de monotonía hasta llegar a nuestro destino. Personalmente me serviría para probar mi nueva moto, por lo que la mezcla de nervios, emoción y adrenalina se mezclaban en mi cuerpo, deseando salir a rodar sin pérdida de tiempo (y no me sentiría defraudado en absoluto).

Como decía para apurar la llegada al parque reduciendo el tiempo de viaje, nos decidimos por el trayecto de mayor

Llanes

Llanes

pesadez por la A1 hasta Burgos, para después disfrutar una travesía por la N627 (otra alternativa es la N623) e incorporarnos de nuevo a la autovía de la costa A8.

La salida de la A8 hacia Unquera, nos sumergió en la N621, una carretera con buen asfalto, amplia y que se menea entre Asturias y Cantabria siguiendo el curso del Río Deva e incluso delimitando el margen entre ambas autonomías.  Actualmente tiene un tramo en obras que ralentiza la marcha hasta el pueblo de Panes.
Una vez dentro del Parque Nacional Picos de Europa, nuestra primera parada fue en el pueblo de Panes. Continuamos por la N621 entrando de lleno en Cantabria, donde nos adentramos por el Desfiladero de La Hermida. En el pueblo, del mismo nombre, podéis encontrar uno de esos idílicos balnearios y centros de relajación.

IMG_5170_2Este es uno de esos recorridos donde los moteros disfrutamos extasiados por las tumbadas y el viento a través de la visera (siempre con los ojos protegidos, claro) y nos cargamos de argumentos acerca de nuestra pasión. Carretera estrecha pero con asfalto extremadamente cuidado pese a la climatología, curvas muy cerradas algunas ciegas, serpenteante con algunos puentes sobre el río Deva. Naturaleza frondosa y exuberante a ambos lados, montañas y picos que te recuerdan lo minúsculos que somos los seres humanos, y lo imposible de domesticar a una naturaleza salvaje e independiente.

Entrada al Desfiladero de La Hermida

Entrada al Desfiladero de La Hermida

Esta carretera nos llevó hasta el pueblo de Potes en la comarca de Liébana (Cantabria), que cumple con los cánones básicos de los pueblos de montaña; entorno cuidado, uniformidad urbanística, tiendas, restaurantes y actividades de aventura. Gran cantidad de turistas atraídos no sólo por su entorno sino también por una potente y saludable gastronomía.

Estábamos alojados en Poo de Cabrales, en el hotel Principado de Europa, así que tuvimos que deshacer camino por el desfiladero, para tomar la AS-114. Esta carretera, que discurre paralela a los ríos Cares y Casaño con los Picos de telón de fondo, crea afición y provoca gozo a los que amamos las dos ruedas.
Poo se encuentra a escasos 2km de Arenas de Cabrales, otro de esos pueblos de montaña donde puedes regenerar tu cuerpo con el descanso saludable y a la vez tonificar tu mente. Actividades de aventura, rutas de senderismo, exquisita gastronomía y la amabilidad de sus habitantes son solo algunas de las muchas que estarán a tu alcance. Únicamente un complicación, planificar bien tu agenda para aprovechar los días pero sin llegar a estresarse!

Poo de Cabrales

Poo de Cabrales

Nos pusimos en marcha desde Poo hacia Cangas de Onís, de nuevo siguiendo la AS114 que se cruza en varias ocasiones con los ríos Casaño y Güeña. Aquí se encuentra un desvío hacia Covadonga (ruta que nos queda pendiente para una próxima escapada).
Cangas de Onís estaba en esos días de plena efervescencia preparando el descenso del río Sella, donde viajeros, deportistas, curiosos, peregrinos y aquellos que simplemente buscan la fiesta, encuentran un objetivo común, aunando deporte, naturaleza y diversión.

Desfiladero de Beyos

Desfiladero de Beyos

Desde Cangas, continuando por la N625 que discurre paralela al río Sella, entramos en el Desfiladero de Beyos. De nuevo nos encontramos con un prolijo entorno natural, bosques, pueblos, ganado en libertad, todo un deleite para los sentidos subidos encima de las motos. Inspirar y expirar con calma el aire puro mientras te balanceas con suavidad sobre la moto, el nirvana…

Una corta parada en Puente Vidosa, hotel rural situado en el desfiladero a los pies de la cascada Aguasaliu que nutre al Sella. Desde aquí se divisa el pueblo de San Ignacio de Beyos (finalista a pueblo ejemplar). El hotel tiene piscina cubierta con fabulosas vistas a la montaña, y por lo que pude comprobar los precios estaban bastante contenidos.

Cascada Aguasaliu

Cascada Aguasaliu

Entramos en León por el puerto de El Pontón (1.280m) que da acceso a Oseja de Sajambre. La subida al puerto es relativamente cómoda, carretera amplia, buen asfalto con curvas muy cerradas a derechas e izquierdas. En la cima, no esperéis tener una grandiosa vista panorámica, culpa de las torres de alta tensión. Aquí nos encontramos a dos moteros ya maduritos que venían desde Alemania. Si señor, ese es el espíritu!

Mientras bajábamos el Pontón volvieron a mi memoria las carreteras de los Alpes. Una sucesión continua de verdes campos atravesados por pequeños riachuelos de agua fresca y clara. Contemplaban nuestro paso vacas y caballos con sus crías en libertad. El paraíso prometido para los amantes de la montaña y naturaleza.

Ya metidos en la provincia de León, llegamos al pueblo de Riaño que nos sorprendió con su colosal pantano, debajo de cuyas aguas duermen tranquilamente cinco pueblos. Una parada técnica que aprovechamos para estirar las piernas y hacer fotografías. La parada a comer en el restaurante Ventasierra en Crémenes. Sabroso y rotundo menú a buen precio con productos de la zona.

 

Enfilábamos desde allí nuestro camino de vuelta, buscando la A6 para padecer y digerir 300km de autovía con el aliciente que ser testigos del atardecer por Castilla… pensando y planificando la próxima ruta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Ruta en moto, Viajar por España, viajes

3 Respuestas a “En moto por los Picos de Europa

  1. Qué me gustan esos viajes en moto =) Se disfruta de otra manera es como viajar con mayor libertad. Muy bien, sí señor, y si encima has ido con “niña” nueva… ni te cuento =)

  2. Que te puedo decir, seguro que has disfrutado muchísimo. En moto se ve de otra manera los paisajes.
    Gran ruta y fotos.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s